¿Cómo se cobra una traducción?

fondo

Se diferencian dos tipos de traducciones a la hora de facturar un trabajo. Si se trata de una traducción oficial, jurada por lo tanto, el precio suele ser por página cuando son documentos de una o dos páginas como los certificados. Si se trata de una traducción oficial de un escritura por ejemplo, es decir un documento más grande, el precio ya se hace por palabra. Porque efectivamente la gran mayoría por no decir la casi totalidad de las traducciones se facturan por palabra. Hay empresas de traducciones que facturan por palabra de origen y otras por palabras a la lengua traducida. En Open Idiomes preferimos esta segunda opción porque representa realmente el trabajo realizado.

Cuando un cliente nos solicita un presupuesto, si el documento a traducir es un Word por ejemplo es sencillo porque vamos al contador de palabras del programa y multiplicamos la cantidad por el precio por palabra, aplicando un descuento según la longitud del documento. También a veces hay que descontar los números cuando hay tablas con listas numéricas o las marcas y nombres propios que no se traducen. En fin hay que contar únicamente lo que se traducirá, es decir el trabajo efectuado, sin engañar al cliente.

La tarea es más difícil cuando el documento es escaneado o viene con texto insertado en imágenes. Entonces hay que pasarlo por el OCR del escáner que convertirá la imagen en caracteres. Tendremos un documento que no nos servirá para traducir, porque el texto estará totalmente desconfigurado, pero sí que nos será útil para calcular la cantidad de palabras, sin tener que hacerlo a mano.

 En el caso de pocas palabras las empresas de traducciones suelen cobrar una tarifa mínima, que varía a partir de los 20 euros.

En resumen, a excepción de los certificados que necesitan traducción jurada las traducciones se suelen cobrar por palabra. Las condiciones con cada cliente, según volumen mensual por ejemplo, permiten aplicar descuento variable que se puede negociar.

 Más información en:

http://www.open-idiomes.es/tarifas.html

¿Cuándo se consulta al cliente?

project-manager

A veces no hay manera de entender el sentido exacto de una frase, bien por la construcción bien porque la falta de explicación resulta ambigua. Otras veces son términos técnicos que plantean dudas y no olvidemos que el traductor nunca será tan experto como el cliente en su trabajo. A veces pedir una explicación de lo que ha querido expresar el cliente vienen a ser necesario, el gestor de proyectos de una empresa de traducciones no ha de temer consultar con el cliente, siempre será en beneficio de la calidad de la traducción. Muchas veces el cliente redacta pensando en el lector experto, no utiliza las palabras idóneas para evitar confusiones, por lo tanto la consulta se hace inevitable. Otras veces se pedirá al cliente documentación anterior para utilizar la misma terminología, el mismo estilo. La web es una fuente importante de documentación del estilo del cliente pero cuando se tratan de manuales a veces es insuficiente. Por ejemplo, un término sencillo como “tienda” en castellano pues tenemos a clientes que en inglés prefieren utilizar “store” mientras que otros son más favorables a “shop”. Si un cliente siempre ha utilizado store conviene seguir empleándolo para que el lector no note algún cambio. Sólo es una muestra pero aquí vemos que una de las funciones principales del project manager será servir de enlace entre el traductor y el cliente. Siempre aconsejamos agrupar las preguntas para enviarlas juntas al cliente, el vaivén resulta incómodo para ambas partes. Sólo una buena comunicación proveedor-cliente permitirá asegurar un trabajo de calidad.

Criterios para escoger una empresa de traducción

Business man hand pointing at search bar on virtual screen.

A la hora de escoger una empresa de traducción, los clientes se encuentran con una gran cantidad de ofertas y se ven perdidos ante la multitud de servicios y la falta de criterios por desconocer el sector. A continuación le damos unos cuantos consejos que le ayudarán en su búsqueda. Asegúrese que la empresa que haya escogida adopte las medidas siguientes:

  • que tenga una política de calidad.
  • que trabaje con traductores profesionales y nativos.
  • que le explique el proceso de trabajo.
  • que haya un gestor de trabajo para coordinar el equipo.
  • que se revisen todos los trabajos.
  • que la empresa de traducción trabaje con una base de datos: deberá tener una base de datos segmentada por cliente para almacenar la terminología.
  • que le proporcione un presupuesto exacto del coste que tendrá la traducción.
  • que se cumplan los plazos de entrega.

Más información en: http:www.open-idiomes.es

Redactar correctamente un original

Unknown

A lo largo de los años, una empresa de traducciones consigue una cartera de clientes que también supone una multitud de puntos de vista en cuanto a análisis de la calidad de nuestro trabajo. Y en esos puntos de vista entra en juego la subjetividad del lector. Es evidente que un texto traducido y revisado tiene que ser fiel a lo que dice el original sin ser literal, sin embargo no podremos evitar nunca ciertas discrepancias del cliente-lector, que a veces no mira el original sino únicamente el texto traducido y que desea hacer cambios porque prefiere decir algo de una manera y no de otra. Hay una línea roja entre una traducción demasiado literal, cercana al texto de origen, y la subjetividad del lector. Desgraciadamente no podemos entrar en el cerebro del lector para saber si le gusta más un adverbio u otro.
Ahora bien, para poder realizar una buena traducción y una redacción de calidad es importante que el texto original esté bien redactado. Siempre damos recomendaciones a nuestros clientes referente a los textos originales, son éstas:
– que pasen el corrector ortográfico a sus textos antes de enviárnoslos.
– que intenten evitar las ambigüedades para asegurarnos que el traductor entenderá perfectamente la frase.
– que nos expliquen en detalle los términos técnicos que pueden suscitar controversia.
– que nos den el significado completo de los acrónimos, sobre todo cuando son internos a la propia empresa.
– que nos digan a quién va dirigido el texto, es decir quién será el lector final.
– que no redacten el original con frases demasiado largas. Las frases de varias líneas son más difíciles de redactar y se cae fácilmente en la falta de claridad.
– en caso de textos técnicos que nos den material (folletos antiguos…)
– y, por último, que revisen a fondo el texto antes de enviárnoslo a traducir.
En resumidas cuentas, la calidad del original incide directamente sobre la calidad de la traducción. Primero, porque un texto original bien redactado evita las ambigüedades de sentido y luego un estilo estándar tendrá una traducción de estilo similar, lógicamente. Mientras tanto, una redacción con estilo más refinado será tratada como dirigiéndose a otro público y con la traducción se respetará el mismo estilo.

 

Traducción al catalán

Close-up of secretary’s hands doing paperwork

¿Necesita traducir un documento en catalán? En Open Idiomes somos expertos en traducciones y correcciones de estilo de textos en catalán. Además, nuestro traductor interno es traductor jurado al catalán y posee más de 10 años de experiencia en traducciones de este tipo.

Seguramente habrá tenido la tentación de que alguien de su propia empresa se encargue de traducir tal o tal documento, pero el idioma catalán requiere muchos conocimientos técnicos y lingüísticos para no incurrir en hispanismos; son errores que encontramos en muchos textos como por ejemplo los menús de restaurantes que muy pocas veces están bien traducidos. Lo mismo pasa con los textos comerciales o más aún con las webs corporativas de las empresas, la traducen personas bilingües pero no traductores y tampoco personas acostumbradas a redactar en catalán. Es importante que confíe sus textos a traducir a una empresa de traducciones profesional porque en caso de una web, por ejemplo, es la ventana al mundo y la imagen que quiere dar a las visitas.

A lo largo de nuestros veinte años de actividad, hemos traducido un gran número de textos al catalán como para varios ayuntamientos o para la Generalitat de Cataluña. Tener el original en castellano no siempre facilita la tarea porque al ser dos idiomas similares conviene desprenderse del texto original para redactar con la sintaxis correcta en catalán. En caso de textos de cierto volumen que nos llegan con regularidad utilizamos la herramienta Trados como tratamiento de texto para almacenar nuestra traducciones y recuperar los segmentos traducidos posteriormente. Esto conlleva la ventaja de utilizar siempre la misma terminología y supone un ahorro para el cliente porque no cobramos las frases ya traducidas anteriormente y que se repiten en los textos nuevos a traducir. Gracias al programa Trados podemos ofrecer un servicio de alta calidad a nuestros clientes garantizando una traducción profesional sin tener que pagar dos veces por una frase traducida anteriormente.

Si tiene un sitio web también ofrecemos servicio de mantenimiento de textos en catalán, basta con darnos la contraseña e insertaremos la traducción en la plataforma online o portal. Open Idiomes puede monitorizar sus textos lo que supone un ahorro de tiempo para su empresa, pudiéndose concentrar Ud. en otros aspectos de su negocio.

En caso de textos técnicos puede confiar en nuestra amplia experiencia, tanto para textos de la industria química como del sector mecánico, les garantizamos una fiabilidad total. Podemos traducir sus folletos con Adobe sin que tenga que maquetarlos de nuevo.

Y no olvidemos las traducciones juradas en catalán, menos solicitadas que en castellano, pero como les decíamos nuestro traductor interno es intérprete oficial al catalán. Las áreas principales que trabajamos son: acuerdos de confidencialidad, contratos comerciales, certificados de matrimonio, certificados de nacimiento, certificados de defunción, documentos comerciales…

En resumen, para traducir sus textos en catalán es necesario que confíe en una empresa con experiencia como Open Idiomes. Más información en:

http://www.open-idiomes.com

Trabajar con una agencia de traducción o con un free-lance

59226866 - decision making (managerial concept) – select the best business way (opportunity, strategy) symbolized by captain with helm.

 

Para muchos clientes éste es el dilema, llueven las ofertas y no saben qué opción escoger, en base a qué criterio y qué elección les dará el mejor resultado. La verdad entendemos que la vorágine de ofertas provoque confusión a la gente.

Si queremos destacar las ventajas de trabajar con un free-lance básicamente hay una, el precio. Aunque muchos traductores suben sus precios al trabajar directamente con un cliente, en vez de subcontratarse a una agencia, suele ser más barato trabajar directamente con el traductor, no lo vamos a negar. Pero las ventajas no van más allá.

En cambio, al trabajar con una empresa de traducciones, por un precio un pelín superior, le supondrá varias ventajas:

Rapidez en cuanto a la entrega:
– Siempre tendrá un traductor disponible para empezar la traducción en el acto. Si su traductor free-lance está de vacaciones o está trabajando con un proyecto largo Ud. se tendrá que esperar, pero si trabaja con una agencia que tiene plantilla interna y externa de traductores nunca hay espera. Y sabemos que la urgencia es un factor clave de competitividad. Las agencias de traducciones tienen gran flexibilidad para adaptarse a los picos de trabajo, y esto es un factor determinante para los clientes asiduos.

Presupuestos en el acto:
– Si necesita un presupuesto no tendrá que esperar si el traductor está ocupado, el gestor de proyectos se lo hará en el acto.

Calidad:
Se seleccionará al traductor más competente según el tipo de texto. Aquí cada traductor traduce el tema con el que más experiencia tiene, donde se siente más cómodo para redactar. Si Ud. trabaja con un traductor autónomo, éste traducirá todos los ámbitos, con mejor resultado o no según el tema.

Traducciones multilenguaje:
– Una agencia puede encargarse de traducir proyectos a varios idiomas. Quizás Ud. no traduzca siempre hacia el mismo idioma, si un día necesita otra lengua de destino no tendrá que buscar a otro traductor, su agencia le proporcionará el servicio en seguida, con la ventaja que conoce a su cliente, en este caso Ud., y tiene terminología almacenada en caso de dudas, además cliente y agencia ya se conocen, es muy importante.

Gestión de proyectos:
– Una empresa de traducción pone a disposición de sus clientes a un gestor de proyecto que es el enlace entre el cliente y el traductor: para resolver dudas, para controlar el timing y entregar puntualmente el trabajo. El gestor de proyectos se encargará de llevar la traducción a revisar, ejercerá una función de control.

Revisión y chequeo post traducción:
– Una de las ventajas más importantes con una agencia es que hay doble control de calidad: después de la traducción otro profesional revisará el estilo y el jefe de proyectos chequeará el formato. La agencia cuenta con una metodología propia para producir traducciones de gran calidad así como revisiones de las mismas. Y ya se sabe el propio ojo engaña, un mismo traductor debe revisar su trabajo pero otro profesional tiene que hacer una lectura independiente para asegurarse no dejar ningún fallo ortográfico o error de mecanografía por ejemplo, fallo que el ojo del traductor puede pasar por alto.

Múltiples recursos:
– Un proveedor de traducciones contará con múltiples recursos que constituirán una cartera de servicios para sus clientes: atención al cliente 365 días al año, disponibilidad, traducciones urgentes, presupuestos en el acto, servicio contabilidad, seguimiento de los proyectos multilingües, servicio postventa…

Condiciones de pago:
A pesar de ser algo más cara una empresa de traducciones puede acoplarse al modo de pago de cada cliente, al tener más tesorería y poder esperar si un cliente tarda más en pagar. Asimismo, puede hacer descuentos en caso de encargos a varios idiomas o de proyecto de mucho volumen.

En resumen:
Las principales ventajas de trabajar con una agencia de traducción son a nivel de calidad y de tiempo. De hecho, el trinomio precio – calidad – timing es una relación determinante para efectuar un trabajo de calidad. Tiene que haber un equilibrio: nadie le dará duro a cuatro pesetas, una traducción de calidad, que se revise a conciencia requiere cierto tiempo y sin tener por que ser muy cara tampoco puede tener un precio outlet. Como siempre decimos, para abaratar el coste que supone la traducción conviene seleccionar los textos a traducir y recortar las frases.

Consulte nuestra web para más información:
http://www.open-idiomes.es

y

Consulte nuestras ofertas en:
http://www.open-idiomes.com/

Redactar un texto en otro idioma

redactar

Traducir un documento para un público internacional representa muchos retos para el traductor. En Open Idiomes sabemos la importancia que tienen esos textos para nuestros clientes, son la imagen viva de la empresa. Traducir una web a  varios idiomas por ejemplo supone un gasto importante por lo tanto tiene que haber un retorno para la propia empresa, ese retorno será posible solamente si la calidad es óptima.

Para asegurar esa calidad conviene que los textos originales tengan ciertos requisitos, premisa imprescindible para que podamos realizar un trabajo de calidad:

– Contenidos originales bien redactados y ordenados.

– Entregarnos la versión final de los originales: evitar cambios posteriores una vez hemos empezando a traducir. Si tiene que haber cambios que se entreguen en lote, no uno por uno.

– Entregarnos un libro de estilo si tenemos que seguir una terminología concreta.

– Darnos los textos en formato Word: es la mejor opción para trabajar con programas que almacenan una memoria de traducción y que permiten reutilizar la misma terminología para un mismo cliente.

– En caso de haber gráficos, que se puedan editar.

Por su parte, una empresa de traducciones de calidad se encargará de planificar una revisión después de la traducción, como etapa previa a la entrega al cliente. Evidentemente, solo un traductor profesional y nativo puede ser capaz de redactar y plasmar a otro idioma unas ideas, un texto cuyo público final tiene que leer como si se hubiese escrito en su propio idioma. Redactar un texto en otro idioma tiene que ser en su propio idioma, idioma materno pero no es suficiente. Consideramos que el traductor tiene que vivir en su propio entorno cultural para no perder la evolución de la lengua, que cambia constantemente y cuya redacción requiere un estilo vivo y actual.

Más información en:

http://www.open-idiomes.es/quienes-somos.html

 

url

Una traducción de calidad favorece la expansión de las empresas

 

 

Sabemos de sobras que una mala traducción es altamente perjudicial, especialmente para una web que es el escaparate o tarjeta de presentación de nuestros clientes. Huelga decir que incluso puede ser especialmente grave en caso de traducciones técnicas de ámbito farmacéutico o de medicina. A la inversa una traducción de calidad, que de hecho no son la mayoría por Internet, favorecerá la expansión de la propia empresa. Es imprescindible contar con traductores nativos que estén en contacto con su propio idioma, es decir que vivan en su área lingüística. En caso contrario, nos encontramos con textos redactados a base de frases calcadas del original y aunque la traducción sea correcta tenemos un nivel de redacción de baja calidad. Es lo que solemos ver en muchas web, traducidas por traductores nativos y profesionales pero viviendo aquí en España por ejemplo. La estructura está calcada del original y hay muchos deslices (“offrir” en francés por ejemplo significa “ regalar” pero no se dice para ofrecer un servicio). Es lo que pasa al vivir fuera de su país, los matices se pierden.

Una traducción de calidad, en medio de una multitud de textos por Internet no siempre bien redactados, les dará una imagen muy positiva de cara a los clientes. La exactitud reflejada en una página en inglés, francés u otro idioma demostrará una voluntad de ofrecer productos o servicios de calidad. Un mensaje correctamente expresado revertirá de manera positiva en su estrategia de expansión. Un mensaje claro y correcto es la base de su fortalecimiento como empresa.

picto-qualite-rapport-emotion-prix-wine-and-bee-vins-et-miels

¿Cómo aumentar la calidad y reducir el coste a la vez?

picto-qualite-rapport-emotion-prix-wine-and-bee-vins-et-miels

Traducir tiene un coste para las empresas, sin olvidar que la globalización obliga muchas veces a publicar textos, folletos, sitio web, tienda online, etc. en varios idiomas. Tener en plantilla a lingüistas expertos es inviable, por lo que resulta interesante contar con una empresa de traducción que pueda ofrecer un servicio ágil y de calidad. Ahora bien: ¿se puede reducir el coste sin mermar la calidad? Nosotros creemos que sí. Veamos:

  • Para empezar, por ejemplo, se podrían seleccionar los textos imprescindibles que se deban traducir. Quizás se pueda utilizar resúmenes o imágenes y ser más conciso en los textos divulgativos.
  • El cliente debe repasar a conciencia los propios originales que enviará a traducir: cuanto más clara y mejor expresada esté la información, más calidad tendrá la traducción.
  • Dar a la empresa de traducción toda la información que le pueda interesar (glosarios, textos internos antiguos sobre el mismo tema, imágenes de soporte, etc.).
  • Dejar el tiempo necesario para traducir y revisar por otro lado. Para obtener un buen resultado no se deberían superar las 2500 palabras traducidas al día (es importante saberlo). Además, habría que dejar un día más para la fase de revisión y comprobación final.
  • Por último, exigir traductores nativos, profesionales y con residencia en su propia área lingüística, a cuyos servicios habría que añadir la etapa de revisión y comprobación final por parte de la empresa de traducción.

En resumen, con todos los criterios descritos anteriormente se puede minimizar el coste sin alterar la buena calidad de la traducción.