Diferencia entre traducción e interpretación

main

Muchos de nuestros clientes ignoran la diferencia entre traducción e interpretación y a menudo asumen que ambos servicios lo puede hacer un mismo profesional. ¡Ni mucho menos! La traducción es versar un texto a otro idioma pero escrito mientras que la interpretación es exclusivamente oral. Bien es cierto que ambas disciplinas tienen como objetivo plasmar un texto a otro idioma  (bien escrito, bien oral) pero la formación para realizar el trabajo es distinta en cada caso.

El traductor tiene una formación académica en lenguas y se va especializando según el ámbito (técnico, jurado, comercial..), deberá encontrar la terminología exacta en su idioma para traducir un texto de origen desde un idioma que dominará pero que no será su lengua madre. El resultado deberá ser un texto fluido, bien redactado como si se hubiese escrito directamente en el idioma de destino. Es importante pues que esa lengua de destino sea la lengua materna del traductor, y mejor aún si puede vivir en su propia área lingüística para no perder nada de la evolución del idioma.

El intérprete recibe una formación académica pero con muchas prácticas orales para formarse en cuanto a traducir hablando. Por muy bien que domine dos idiomas el intérprete necesita ejercitarse y formarse para acostumbrarse a oír el locutor e ir traduciendo. Es un trabajo que cansa mucho de allí que las clases prácticas son sumamente importantes para coger experiencia. Tendrá que enfrentarse a muchas especialidades, por lo que le convendrá consultar los glosarios y materiales que tendrá a mano antes de la interpretación.

 

En resumen la gran habilidad del traductor es saber escribir correctamente, tener un buen estilo, y saber escoger la terminología adecuada en caso de dudas. También deberá poseer unos conocimientos informáticos cada vez más avanzados. El trabajo del intérprete requiere tener agilidad verbal para pasar de un idioma a otro. Debe ser una persona abierta, sociable y que genere empatía en caso de problemas (horas adicionales imprevistas, problemas técnicos con el micro..) Debe poseer también buena memoria para memorizar el texto a traducir oralmente, no lo podrá apuntar. Por último, si tiene una voz clara y agradable es un punto a su favor.

Necesito un intérprete: algunos consejos

interp

A continuación les daremos una serie de consejos a la hora de contratar a un intérprete.

  • Primero tiene que explicar a su agencia de traducciones para qué tipo de trabajo lo necesita: a veces son reuniones alrededor de una mesa con algún cliente extranjero, otras veces es para una convención con intérpretes simultáneos de cabina, o también podría ser para acompañar a algún cliente en una fábrica y luego ir a comer con él y hablar de temas de negocio.
  • A partir de allí nosotros les orientaremos sobre qué tipo de servicio les conviene: si una interpretación simultánea, interpretación consecutiva o de enlace.
  • También conviene saber de qué idioma y a qué idioma se traducirá, si sólo en una combinación o en ambas.
  • El horario también es un punto importante: demasiadas horas seguidas obliga a veces a contratar a dos intérpretes que se van turnando. No olvidemos que el trabajo de interpretación cansa mucho, especialmente para la simultáneas de cabina donde siempre acuden dos intérpretes.
  • Conviene también conocer el día del trabajo así como el lugar. Si hay muchos desplazamientos a veces se añade un plus.
  • Por último, siempre se pide material para que el intérprete prepare su trabajo con léxicos. Un intérprete puede trabajar hoy con una temática laboral y mañana con una reunión de médicos, por lo tanto toca muchos temas y siempre ha de preparar su trabajo.

Como lo pueden ver, siempre es necesario una buena preparación unos días antes de realizar la interpretación.

Más información en:

http://www.open-idiomes.es/interpretación.html

¿Cómo se cobra una interpretación?

ADD1D2D0-6BC5-4250-A632-FDA39AD07D41

A diferencia de las traducciones que se cobran por palabra, las interpretaciones se tarifan con precio horario. Sin embargo, se suelen agrupar en dos categorías a la hora de hacer un presupuesto: si la traducción oral dura hasta 3 horas se considera media jornada y si dura como máximo 6 horas se considera jornada completa. Una hora adicional se suele cobrar con tarifa horaria, eso sí. Se suele establecer como mínimo media jornada porque así se contempla el tiempo perdido del desplazamiento del intérprete de su casa al lugar donde acudirá a trabajar.

También hay tiempos muertos en que el intérprete puede descansar pero se queda disponible por si surge una necesidad, es decir que no se va a su casa. Por eso se contemplan todos esos aspectos y se factura por media jornada o jornada completa.

Otro aspecto a considerar es el tipo de interpretación: de cabina o consecutiva/de enlace. En efecto, no olvidemos que en caso de interpretaciones de cabina se necesitan dos intérpretes que se van turnando cada 15 minutos porque es un trabajo que cansa mucho. Así el gasto será doble para el cliente, pero es inevitable dado el nivel de atención exigido que es continuo. Sin embargo en caso de interpretación consecutiva para reuniones o de acompañamiento consideramos que un solo intérprete puede encargarse del trabajo.

El temario no suele intervenir como criterio para decidir una tarifa, sea más o menos técnico el precio de la media jornada o jornada entera será el mismo. Siempre se solicita documentación previa a la jornada para preparar el evento en las mejores condiciones.

Último punto a considerar es la hora de comida. A veces se solicita que el intérprete vaya a comer con los clientes para debatir ciertos temas. En esos caso la dieta de la comida viene a cargo del cliente y las horas de disponibilidad se facturan como horas a parte de la 1/2 jornada o jornada completa.

Más información en: http://www.open-idiomes.es/interpretación.html

ADD1D2D0-6BC5-4250-A632-FDA39AD07D41

¿Qué tipo de interpretación necesito?

La mayoría de nuestros clientes se enfrentan a un dilema cuando requieren un intérprete: desconocen las diferencias que existen entre los distintos tipos de interpretaciones que se suelen realizar,  lo que nos lleva a veces a pedirles detalles del trabajo que encargan para informarles. Una interpretación no es ni más ni menos que una traducción en directo, en vez de redactarla sobre papel. Vamos a guiarles, de hecho existen 4 tipos de interpretaciones que pueden necesitar:
Una interpretación simultánea: es cuando el intérprete lleva cascos y está en una cabina, habla al mismo tiempo que el locutor. Este servicio es ideal para conferencias con muchos oyentes. Si dura más de una hora se requerirán los servicios de dos intérpretes que irán alternándose porque es un trabajo que cansa muchísimo.
Una interpretación consecutiva: es cuando el intérprete traduce después del locutor, que hace pausas para facilitarle el trabajo. Este servicio conviene para ruedas de prensa o reuniones de marketing detrás de un espejo. Se traduce la idea principal pero palabra por palabra.
Una interpretación de enlace: es cuando dos personas se reúnen y el intérprete traduce a uno lo que dice el otro y viceversa. Este servicio es perfecto para acompañar a clientes a restaurantes, visita de fábricas, etc. Normalmente con un solo intérprete para todo el día es suficiente porque a diferencia de la interpretación simultánea no requiere tanta concentración y siempre se puede repetir la pregunta o respuesta a traducir.
Una interpretación de chuchotage: se traduce al oído, por ejemplo, durante reuniones. El traductor está al lado del oyente en este caso y le va traduciendo (en voz baja) lo que explica el ponente. De los 4 tipos de interpretaciones es el servicio que menos se solicita.