Cualidades básicas de un buen traductor

teclado

Traductores hay muchos, pero buenos pocos. Para cualquier empresa de traducciones contratar al mejor profesional no siempre es tarea fácil, hay que saber establecer los criterios que permitirán filtrar al mejor profesional que nos dará el mejor servicio de cara a nuestros clientes.

Pero, ¿qué es un traductor?

Pues alguien con licencia en traducciones, o estudios superiores universitarios similares, con inquietudes por los idiomas y que domina una lengua extranjera A (que será la lengua fuente del texto a traducir) para versar en su propio idioma B (lengua materna). Por supuesto que ese idioma B debe ser de alta calidad , conociendo toda la gramática y reglas ortográficas pero también dominando un estilo de redacción claro y limpio y demostrando estar al día de la evolución del idioma. Por eso siempre es altamente recomendable que el propio traductor viva en su propia área geográfica para no perder ninguna novedad lingüística de su idioma materno. Nunca hay que olvidar que el idioma que se estudiará en la Universidad será el idioma de origen, pero nunca el idioma al que se traducirá.

Evitar ser literal 

Un buen traductor lee primero la frase entera antes de traducirla, en caso contrario si va traduciendo conforme va leyendo lo que hará será una traducción literal, calcada del texto A. Este aspecto es motivo de quejas de muchos clientes hoy en día, según un sondeo de la agencia Sofprex. Nuestros clientes esperan un texto redactado con fluidez como si la traducción fuera la versión escrita de primera mano, díganos que el lector no debe tener la sensación que se trata de un texto traducido.

Ojo con la puntuación

Ese es un aspecto que demasiadas veces se pasa por alto pero la puntuación es muy importante. Un traductor profesional debe conocer las reglas de mayúsculas, signos de puntuación, reglas ortotipográficas…el traductor siempre debe actualizar sus conocimientos, un poco como un médico, no olvidemos que la lengua no es fija sino evoluciona con el tiempo.

Revisar sus trabajos

Último aspecto pero importantísimo, el traductor debe revisar todos sus trabajos antes de enviarlos a la agencia de traducciones, asimismo debe haber pasado el corrector para asegurar que no quede ningún error ortográfico. La propia agencia hará ella misma su chequeo pero es primordial que el traductor haga el suyo.

En resumen, un buen traductor debe demostrar su capacidad a nivel de traducción y redacción pero también que sigue un proceso de trabajo profesional desde el principio hasta el fin, respondiendo a preguntas posventas por ejemplo.

Problema con las fuentes

abecedario-de-letras-para-tatuajes-arabe-323x400

Una agencia de traducción que lleva más de veinte años como Open Idiomes se enfrenta a todos los idiomas. Nos han pedido hasta idiomas de los cuales ignorábamos la existencia. Ya se sabe, gracias a la globalización las empresas llegan a nuevos mercados, atraídos por el turismo por ejemplo, y donde se van instalando tiendas de marcas de moda. Por lo tanto nuestros clientes nos piden información en dichos idiomas (etiquetas, carteles, manuales..). Una de las características de los ordenadores de hoy en día es que reconocen casi todas las fuentes, sin embargo más vale curarse en salud. ¿Quién puede estar seguro que su ordenador leerá correctamente las fuentes en georgiano, farsi o vietnamita? Es importante pedir al traductor que acompañe su traducción en Word de un Pdf donde podremos comparar ambos documentos y asegurarnos que lo que leemos en el Word es fiel al pdf y por lo tanto la fuente se lee bien en nuestro ordenador. Muchas veces hay problemas con idiomas que se escriben de derecha a izquierda como el árabe, el farsi o el hebreo y muy especialmente con el programa Excel. Por lo tanto más vale prevenir con un Pdf que nos mostrará tal como debe quedar el documento. Por supuesto entregamos este pdf y la traducción a nuestros clientes para que ellos también puedan asegurarse de la exactitud de la fuente en la traducción que verán con su ordenador.

Necesito traducir un archivo en Indesign

id

La tecnología va avanzando y los traductores se tienen que adaptar y utilizar los nuevos programas que no siempre son de tratamiento de texto, como por ejemplo Indesign que es un programa de diseño para maquetadores. Pero nuestros clientes los vienen utilizando para crear folletos, notas de prensa o catálogos. Entonces resulta evidente que es más práctico y menos costoso hacer directamente la traducción con el programa que traducir con Word, luego maquetar en este caso en Indesign y luego revisar que el texto esté bien introducido sin errores. Indesign es efectivamente uno de esos programas de moda que permite a los maquetistas hacer todo tipo de folletos, catálogos para su empresa. La dificultad es que el archivo principal de extensión .indd o .idml contiene todo el documento con toda su estructura. Es importante averiguar antes de empezar que disponemos de las mismas fuentes que aquellas utilizas para crear el documento de origen sino se podría ver afectado el resultado final.

La ventaja de Indesign es que se puede utilizar con una herramienta de memoria de traducción como Trados, importamos el archivo IDML desde Trados y traducimos el texto como habitualmente. Siempre va bien tener a mano una versión en PDF para observar los gráficos e imágenes mientras vamos traduciendo, porque Trados no tiene layout gráfico. Esa versión PDF se exporta desde Indesign mismo. Luego, una vez acabada la traducción se exporta al mismo formato IDML que permitirá al cliente incorporarlo a Indesign conservando el mismo formato. Lo único, siempre hay que retocar un poco los espacios cuando se traduce a un idioma que tiene más palabras que el original, por ejemplo del inglés al castellano. En este caso el texto traducido ocupará más espacio y habrá que adaptar las cajas de texto disminuyendo el tamaño de la fuente por ejemplo, pero es un trabajo menor comparando con el hecho de colocar todo el texto. La última fase, la revisión: se hace una vez maquetado el documento traducido en Indesign y se exporta una versión PDF para que el lingüista eche un vistazo y vea que toda su traducción se ha colocado correctamente y que no falte ninguna letra, como por ejemplo al principio o al final de las frases, como ocurre a veces cuando se tiene que reajustar el texto por cuestión de tamaño.

¡Está claro, el futuro está aquí!, nos tendremos que adaptar a los nuevos programas que salen al mercado y que facilitan la tarea al maquetador. Menos trabajo para el cliente supondrá unos conocimientos adicionales necesarios por parte del traductor, eso sí.

 

Cómo mejorar la calidad de una traducción

translation-quality-meter

En general, el proveedor de traducciones intentará siempre mejorar la calidad del trabajo encargado para mayor satisfacción de su cliente, lo que supondrá a la larga una mejor imagen de su marca. Sin contar que el cliente espera por supuesto rentabilizar al máximo el dinero invertido en traducir a otro idioma la información que quiere potenciar en otros mercados. Podemos afirmar que los mayores problemas de calidad a los que se enfrentan los clientes son de dos tipos:

  • una traducción demasiado literal: todo es correcto pero el estilo resulta demasiado calcado del original.
  • Una falta de armonía con el estilo de la empresa: el texto traducido es correcto pero si hay mucho texto hay partes desiguales o no se sigue siempre el mismo estilo.

Huelga decir que siempre se da por supuesto que los términos técnicos son correctamente traducidos, pero aún así para llegar a la casi perfección no es suficiente y hay clientes que se quejan sobre los dos aspectos anteriormente citados. Muchas veces culpan al traductor, pero no siempre se le puede achacar responsabilidad que no es suya. El motivo de esas dos quejas es una falta de organización del proveedor, en este caso de la empresa de traducciones. Siempre se recomienda, por lo menos es lo que hacemos en Open Idiomes, trabajar con traductores nativos pero que estén viviendo en su propio país para tener un lenguaje actual y fresco. Es una de las mejores maneras de evitar una traducción literal. Otro criterio es el volumen si se traducen más de 4000 palabras diarias está claro que la calidad de la traducción se va a resentir y conviene trabajar en equipo a veces. Pero para trabajar bien en equipo hay que organizarse y crear bases de datos, entregar las bases terminológicas a los traductores para que utilicen el mismo estilo y los mismos vocablos para cada palabra técnica a traducir. En caso contrario algunos traducirán “tienda” por “shop” en inglés y otros por “store”. El resultado final sería un texto no cohesionado que daría muy mala imagen general siendo incluso contraproducente para el cliente. Otro consejo cuando un cliente está contento con su proveedor se aconseja no cambiar, buscar a otro de precio algo inferior supondrá cambiar de proceso de trabajo y entrará en conflicto con los textos ya traducidos anteriormente. No olvidemos la etapa de revisión que es muy necesaria y que no se debe saltar para repasar posible deslices y cohesionar el conjunto del texto traducido.

En resumen sólo una empresa de traducciones de calidad es capaz de organizarse a sabiendas para ofrecer un servicio de traducciones del más alto nivel.

Más información en: http://www.open-idiomes.es

 

 

Posicionamiento Seo Y Sem en varios idiomas

seosem-e1445608986187

Uno de los objetivos de tener una web en varios idiomas, aparte de dar a conocer sus diferentes productos, es poder conseguir más visitas. Por lo tanto, el departamento informático de las empresas estudia tanto el Seo como el Sem para mejorar el posicionamiento mediante palabras claves escogidas y traducidas para cada mercado.

¿qué diferencia hay entre Seo y Sem?

Seo es la abreviatura de “Search Engine Optimisation· y significa que mediante palabras clave redactaremos textos en nuestra web que podrán atraer a clientes potenciales. El Seo no cuesta dinero porque no se paga por esas palabras, se utilizan en el mismo texto por lo tanto serán diferentes en cada idioma para distintos mercados. Servirán a mejorar la visibilidad de la web en los resultados de búsqueda de Google por ejemplo. El Sem “Search Engine Marketing” es el pago de publicidades por ciertas palabras claves. La herramienta más utilizada es Adwords de Google, escogemos las palabras clave pero no las trabajamos mediante textos sino que pagamos por cada clic que hacen en nuestro enlace.

Siempre recomendamos a los clientes que estudien cada mercado porque no se puede escoger las mismas palabras clave para todos los mercados y traducirlas sin más. Unas palabras clave funcionarán en un mercado, y en otro no funcionarán. Una buena manera es insertar un blog en la web en que se podrán redactar artículos semanales sobre un tema y trabajar varias palabras claves. En Open Idiomes traducimos muchos posts para los blogs de nuestros clientes. Les aconsejamos lo siguiente:

  • Priorizar el contenido: han de redactar contenidos originales que serán útiles al lector.
  • Utilizar negrita o letras más grandes para las palabras clave dentro del texto.
  • Insertar links que remitan a otra parte de la web o del blog para crear linkbuilding, es decir unos enlaces que propulsarán las visitas.

El Seo y el Sem son las etapas iniciales antes de llevar a traducir las palabras clave que permitirán a la empresas posicionarse en los motores de búsqueda, atraer a más clientes y por lo tanto mejorar las ventas con mayor presencia en el mercado escogido.

Más información en:

http://www.open-idiomes.es/localización.html

 

¿Cómo puedo enviar un documento a traducir?

101215a

Los nuevos clientes que visitan nuestra web www.open-idiomes.es o por medio del blog.open-idiomes.es buscan a veces la mejor manera para enviar sus documentos para que les hagamos un presupuesto. Es muy fácil: en vez de ir al formulario de la página web es mejor que envíen directamente sus archivos desde su programa de correo electrónico.

Abra su programa de mail y seleccione los documentos que quiera enviar con el botón de “adjuntar archivos”. Los puede enviar juntos o comprimirlos antes con el programa WinZip. Les aconsejamos el formato de compresión Zip o Rar. En la dirección de email escriba nuestro buzón principal open@open-idiomes.es Luego, en el apartado de asunto, escriba el objetivo del mensaje: si quiere un presupuesto o si directamente quiere traducir el documento porque ya habrá visto los precios en nuestros sitio web. Les recomendamos que nos pida un presupuesto porque aplicamos descuentos según el volumen, y en otras ocasiones hay partes que hay que descontar del recuento, como por ejemplo tablas con números, listas de marcas o texto repetido es decir elementos que no se contarán en el presupuesto y que abaratarán este último.

Luego, en el cuerpo del mail, indíquenos lo que quiera de manera clara y descriptiva, los idiomas requeridos, el plazo de entrega y las instrucciones cuando las hay. Por último, indíquenos una persona de contacto si es otra que Ud. por si tenemos dudas o preguntas adicionales. Para los datos de facturación no hay que correr, se pueden enviar después del trabajo. Luego, nos envía el mail y muy rápidamente le contestaremos, en cuestión de minutos si son documentos editables y en media hora si el documento a presupuestar es un PDF por ejemplo. ¡Y nada más!, es la mejor manera de entrar en contacto con su futuro proveedor de traducciones, incluso muchas veces más rápido que llamarnos por teléfono.

Una parte importante de un pedido son las claras indicaciones del cliente, a veces nos envían glosarios antiguos que acompañan los nuevos documentos a traducir, es primordial señalar cuáles son los documentos antiguos y cuáles son los nuevos y a qué idiomas los quiere. Muchas veces nos encontramos con mensajes que nos piden una traducción pero no especifican a qué idioma lo quieren.

Más información en:

http://www.open-idiomes.com donde, con sólo rellenar sus datos, podrá beneficiar de un descuento de 20 euros si es nuevo cliente.

¿Qué hace y no hace un traductor jurado?

page3_pic3

 

El intérprete jurado es el profesional que pone un sello en su traducción y que le da validez antes los organismos públicos. Por lo tanto no es la propia agencia de traducciones la que sella la traducción, sino el mismo traductor. Jura su trabajo si podemos decirlo de alguna manera, o sea jura que su traducción es fiel al original. Sólo unos traductores habilitadoos pueden realizar este trabajo, son reconocidos por el ministerio de asuntos exteriores el cual les autoriza a sellar sus trabajos. Las traducciones juradas no se entregan pues por vía electrónica, es decir por email, sino sobre papel con la firma y sello del traductor. Por ello no basta con una licencia de traducción sino que el traductor tiene que examinarse concretamente para ser traductor jurado y con una combinación de idiomas concreta. Por ejemplo el traductor jurado inglés a catalán sólo lo es para esa combinación, no podrá jurar traducciones catalán a inglés o inglés a castellano.

  • En este último caso nos encontramos con un primer punto que el traductor jurado se debe negar a aceptar. Solamente puede jurar traducciones por cuya combinación lingüística ha sido autorizado.
  • Otra aspecto que no hace el traductor jurado es legalizar un documento. Muchas veces los clientes nos preguntan si ponemos la estampilla de la Haya, que valida un documento legal. ¡No! No estamos autorizados y tampoco el traductor jurado. El colegio notarial es el organismo que se encarga de poner la apostilla. Para otro tipo de legalización hay que acudir a un notario.
  • El traductor jurado no hace un resumen de un texto, sólo traduce fielmente el original a otro idioma.
  • Tampoco convalida títulos o diplomas.
  • Y por fin no sería muy ético jurar una traducción que habría hecho otro compañero suyo, el traductor jurado tiene que sellar sus propios trabajos.

 Sin embargo el traductor jurado sí que:

  • debe utilizar un papel específico para entregar sus trabajos.
  • Debe respetar la maquetación, tablas con números, gráficos… del original.
  • Debe señalar las diferentes firmas del documento aunque sean ilegibles.
  • Y, por último, deberá mantener la confidencialidad del documento que traduce y conservar una copia en su ordenador por si el cliente requiere otra impresión más adelante.

Más información en: http://www.open-idiomes.es/traducción-jurada.html

 

 

¿Qué nos pueden pedir los clientes?

berzeugung mit Argumenten und Charme: Frauen im Beruf

No ignoramos que muchos clientes desconocen cómo funciona el mundo de la traducción, y a veces nos piden cosas que somos incapaces de solucionar. Tenemos que “formarlos” en el buen sentido de la palabra, es decir informarles de lo que es nuestro trabajo y de lo que podemos y no podemos hacer. Se podría resumir de la siguiente manera:

  • las urgencias para ayer: los clientes deben saber que traducir bien, y que otro traductor revise el trabajo  requiere cierto tiempo. Pedir una hoja para de aquí a media hora a veces es muy imprudente porque las prisas nunca son buenas. Un desliz siempre es posible cuando es urgente y si no se deja tiempo de revisar ¡ahí se queda!.
  • Otra aspecto es la cantidad: sería como pedir traducir por ejemplo 20000 palabras para el día siguiente, cosa que sólo se podría hacer repartiendo el trabajo entre varios traductores. El poco margen de tiempo no invita a trabajar en equipo, porque lo que se gana repartiendo el trabajo se perdería luego revisando la homogeneidad de los textos (terminología y estilo). Trabajar en equipo sólo es válido para proyectos grandes, multilingües y sobre todo con tiempo suficiente para preparar las bases terminológicas
  • Pedir que traduzca un traductor no nativo para ahorrar coste: NUNCA se debe aceptar que un profesional traduzca a otro idioma que no sea el suyo propio, es como contrario a la ética de una buena empresa de traducciones.
  • Pedir un resumen de un texto: el traductor traduce pero no resume un texto para que el cliente ahorre dinero. Habría riesgo de pasar por alto algunos aspectos importantes y eso no lo podemos hacer, es el cliente quien tiene que seleccionar sus textos a traducir.
  • Para las traducciones juradas apostillar un documento: la apostilla la pone el Colegio Notarial en España, en ningún caso el traductor jurado (que pone el sello que valida su traducción) ni tampoco la empresa de traducciones
  • Recomponer el formato original si nos dan un PDF: Solemos trabajar con varios programas ente los cuales destaca Indesign que sirve para la maquetación de folletos y permite conservar intacto el diseño original. Sin embargo si nos envían un PDF de un catálogo escaneado no podemos volver a diseñarlo, el traductor traduce, no es grafista.
  • Traducir el texto de las imágenes si éstas no son editables: Si las imágenes tienen texto editable ningún problema pero si cliente no nos las puede dar entonces no podemos crear la imagen nuevamente. Siempre se puede pegar una casilla de texto si el tamaño no es pequeño, aunque será sólo a título indicativo porque el tipo de letra será diferente.

Nunca hay que perder los buenos modales pero a veces nos vemos obligados a explicar al cliente dónde acaba el trabajo del traductor. En general el cliente lo entiende después de habérselo explicado. “Hablando se entiende la gente” como dice el refrán.

Ventajas de trabajar con un único proveedor de traducciones

why-you-need-an-lsp-625x416

Muchas veces el tema de traducciones escapa de cierto control en las grandes empresas. Al ser pedidos puntuales y a varios idiomas no siempre existe la persona para gestionar las necesidades internas. Las solicitudes de traducciones nos pueden llegar desde el departamento marketing, recursos humanos o compras hasta departamentos dispares como jurídico, legal o incluso Administración. Por lo tanto las necesidades, los idiomas y las urgencias son diferentes. Mientras que una traducción de una nota de prensa para el departamento marketing requiere celeridad en la entrega, una traducción de productos desde RRHH exige muchas veces exactitud terminológica y ceñirse al vocabulario utilizado en la web de la empresa. El departamento legal nos suele dejar más tiempo para traducir contratos y documentos similares.

Para esas grandes empresas trabajar con un único proveedor es muy ventajoso porque el gestor de proyectos, con un único mail de recepción, puede centralizar todos los pedidos de su cliente, sean lo que sean los idiomas solicitados. Eso supone para nuestros clientes despreocuparse de la comunicación interna con otras personas de su empresa, ¡nos encargamos de todo!. Muchas veces nos proporcionan un email para remitir luego la factura a Contabilidad.

Supone también ganar tiempo en caso de preguntas porque la comunicación será directa entre el gestor de proyectos de la empresa de traducciones y el encargado de tal departamento en la empresa del cliente. No hay reenvíos de mails a varias personas que atrasan las respuestas, en caso contrario a veces si un ejecutivo tiene que viajar no contestará hasta que vuelva, y es un problema porque se espera la respuesta. Si cada departamento trabaja con su propio proveedor de traducciones veremos muchos estilos y muchas maneras de enfocar la traducción, además utilizarán un lenguaje diferente. No habrá homogeneidad y la imagen de nuestros clientes no será clara y uniforme.

Más agilidad, más rapidez, menos dolores de cabeza para la empresa supondrán beneficios a nivel de rentabilidad, ¡no cabe la menor duda!.

Más información en:

http://www.open-idiomes.cat

Globalizar su empresa

globe

Hoy en día, se habla mucho de la globalización de las empresas, es decir exportar sus servicios a otros mercados. Un aspecto clave de este proceso radica en la traducción del sitio web de la empresa, que será el primer paso para dar a conocer la compañía, los servicios que prestamos o los productos que vendemos al exterior. Huelga decir que la calidad de la traducción es sumamente importante porque esta web localizada a otro idioma será nuestra tarjeta de presentación de cara al mercado de destino.

Cuando los clientes acuden a ferias para tantear el mercado nos suelen enviar presentaciones y folletos o catálogos a traducir. Estos documentos permitirán dar a conocer la empresa de nuestros clientes y enseñar la voluntad que tienen de penetrar en otros mercados. Una traducción publicitaria ha de ser “localizada” es decir traducida por traductores autóctonos que conocen la actualidad del mercado y la evolución del idioma de destino. Un traductor húngaro, por ejemplo, que llevaría veinte años residiendo en España estaría muy desvinculado de su país y quizás no conozca la jerga actual de tal o tal sector. Es un aspecto fundamental que no hay que subestimar: la localización geográfica del traductor incide directamente en la calidad de la traducción, especialmente para material publicitario. En Open Idiomes no lo ignoramos por eso todos nuestros traductores residen en su propia área geográfica.

En caso de web multilingüe aconsejamos trabajar con el mismo proveedor de traducciones que podrá pilotar a todos los traductores y gestionar las preguntas y la base de datos terminológica. Es importante que nuestros clientes encarguen a un responsable como enlace directo entre ellos y la agencia de traducciones en caso de preguntas o dudas sobre el texto de origen. Sólo de esta manera se podrá gestionar correctamente una imagen corporativa multilingüe correctamente. Eso permitirá evitar que cada departamento recurra a proveedores diferentes y que se traduzcan varias veces el mimo texto, con un coste adicional innecesario. Nosotros no cobramos los textos repetidos gracias al programa Trados que nos indica los segmentos ya traducidos para un mismo cliente. Como pueden ver, trabajar con un único proveedor supone ventajas económicas, al sacar un máximo rendimiento gracias a las nuevas tecnologías, además de un estilo uniforme.

“Las nuevas tecnologías de traducción permiten reutilizar textos ya traducidos

para ahorrar en costes y asegurar una coherencia a lo largo del texto”

Una vez traducidos y maquetados los documentos procedemos a su revisión antes de llevarlos a imprenta. A veces, los maquetadores hacen errores de copiar y pegar y la traducción correcta se encuentra cortada, por eso el proceso de revisión una vez hecha la maqueta es importantísimo. Hay multinacionales que envían esas maquetas a sus filiales para encargarse de revisar las traducciones, nosotros aconsejamos siempre que sea la misma empresa que ha traducido los documentos que se encargue de revisarlos.

En Open Idiomes llevamos dos décadas aconsejando a nuestros clientes en su proceso de globalización lingüística, pueden confiar en nuestra experiencia. Ofrecemos un servicio personalizado a todos nuestros clientes y les asesoramos en cada etapa para que la salida a mercado sea exitosa.

Más información en:

http://www.open-idiomes.es