Consejos antes de encargar una traducción

Le queremos dar unos consejos antes de encargar una traducción, los pasos que tiene que seguir, las preguntas que se tiene que hacer con el fin de sacar el mejor rendimiento a los componentes: timing – precio – calidad. Esos 3 componentes son interdependientes. Si se exige un plazo de entrega demasiado justo, hay una repercusión sobre la calidad, y a veces sobre el precio en caso de agencia que cobran recargo por urgencia. Exigir un precio por debajo del mercado supone también riesgos de mermar la calidad final. Pedir siempre una doble revisión puede afectar el timing final. Se trata pues de evaluar sus necesidades a conciencia para sacar el mejor provecho a estos 3 componentes. 

 

Por ello, tiene que hacerse las preguntas siguientes:

 

– ¿Por qué no quedé satisfecho del todo con mi proveedor habitual en la última traducción que hizo?: ¿Fue por utilizar una terminología no exacta, por un problema de estilo o de redacción, por entregar el trabajo fuera de plazo, o tal vez porque la agencia tardaba demasiado en darme un presupuesto?

 

– ¿Tengo que traducir todo el documento?: a lo mejor hay partes no imprescindibles y que rebajarían el coste final. O quizás tenga que publicar la traducción, lo que necesita un revisión a fondo independientemente de la traducción.

 

– ¿Tendré descuento en caso de repetición de párrafos y/o frases ya traducidas anteriormente?: utilidad de Trados que permite no volver a traducir las partes almacenadas en la memoria de traducción (TM).

 

– ¿Con qué urgencia necesito la traducción? Piense que para una calidad óptima un único traductor debe traducir su documento entero, cuente unas 3000 palabras por día como ritmo adecuado de traducción.

Chat On-line

A partir de ahora las personas que visitan nuestra web tienen la posibilidad de comunicarse con nosotros vía chat on-line. Este sistema les permite hacer una pregunta (sobre precios, disponibilidad…) sin tener que acceder a su correo electrónico. Se trata de una herramienta muy útil para las empresas que aún no son clientes nuestros y que a veces necesitan una información concreta sobre nuestros servicios. Es un sistema muy ágil por medio del cual contestamos al instante. Visite nuestra web www.open-idiomes.es o www.open-idiomes.cat y le aparecerá el chat abajo a la derecha. ¡No dude en utilizarlo!

Translation skills.

Traducir es un arte y no todo el mundo lo domina. Se trata de expresar en tu propio idioma el significado exacto de algo expresado en otro idioma, pero con los giros propios de cada lengua. Es necesario pues dominar la lengua inicial para conocer todos los entresijos, y por supuesto traducir hacia su propia lengua, la que uno domina del todo.

1- Hay que leer cuidadosamente el trozo original, quiero decir la frase entera es hasta el punto final. Entender lo que ha querido expresar el autor, es la única manera de impregnarse de la idea para plasmarla correctamente en el idioma de destino.

2- Luego pensar en el mejor giro posible para expresar la misma connotación, a lo mejor con otras palabras, pero la idea tiene que ser la misma.

3- Evitar las traducciones literales con una sintaxis idéntica, por eso es importante leer la frase original hasta el final para luego, al traducir, formular la misma idea con otra estructura propia al idioma destino.

4- Utilizar el idioma apropiado según la tecnicidad, el nivel del público target, y para que quede actual. De ahí, la importancia que el traductor resida en su propio país para seguir la evolución de la lengua. Un buen traductor debe estar al día de la actualidad de su propio país: lengua y cultura son un mismo nexo.

5- Evitar las frases demasiado largas: las palabras exactas y concisas siempre suenan mejor. Sin embargo, tenéis que ir con cuidado de no olvidar nada, no se trata de resumir sino expresar todas y cada una de las ideas del texto original.

6- Una vez acabada la traducción, volver a leerla entera para ver cómo suena.

Y no olvidar que como cualquier profesión el talento requiere paciencia, uno va mejorando con el tiempo.

Por cierto ¿cómo traducirías el título de este artículo? 😉

Reflexión sobre los diccionarios bilingues

A diferencia de su hermano monolingüe, el diccionario bilingüe no se actualiza tanto, e incluso jamás en algunos casos. Suelen ser obras privadas (no de la Academia de la Lengua) y claro una vez hecho no se vuelve a tocar cada año. El García-Pelayo, que es un referente como diccionario francés-español-francés es un claro ejemplo. El problema radica en que la lengua evoluciona y evidentemente si no se actualiza cada año, la evolución de la lengua no se ve reflejada en dicho soporte. Busquen por ejemplo la palabra “cabrito” en el diccionario español-francés en una de sus aceptaciones propone “cabri”. La “espalda de cabrito” tan gustosa no es en absoluto “cabri” sino “épaule d’agneau”. Ignoro por qué no se planteó el diccionario en su momento una traducción más acurrada pero es así. Ejemplos así encontraríamos muchos, nuestros traductores tienen que vigilar cuando buscan una palabra porque muchas veces lo que nos propone el diccionario no es lo más apropiado. Otro ejemplo con la expresión “cortar el bacalao”, el García-Pelayo propone “être le grand manitou” cuyo sentido encaja perfectamente, pero la lengua francesa escogería otra expresión más actual para expresar la idea, por ejemplo “mener la danse”, “commander”.
En resumen, el diccionario bilingüe es una herramienta útil e imprescindible, ahora bien no determinante a veces.
Hasta otra….

Jean-Jacques Dubosc

El castellano bien escrito

Para todos los puristas del castellano os indico una web con muchas ayudas sobre dudas, terminología del castellano:

http://www.fundeu.es/

La gente plantea dudas sobre un término concreto y reciben una respuesta, además de la larga lista de dudas semánticas, sintácticas que ya están en la base de datos. En resumen, una web que cualquier redactor, traductor en lengua española tiene que tener en la pestaña de su navegador.

Tweeter or not Twitter

Les outils orthographiques pour mieux tweeter!

Sur le portail du Centre National de Ressources Textuelles et Lexicales, on ne plaisante pas avec l'orthographe et le sens des mots.
Sur le portail du Centre National de Ressources Textuelles et Lexicales, on ne plaisante pas avec l’orthographe et le sens des mots.
www.cnrtl.fr

De nouveaux mots apparaissent dans le vocabulaire du fait des nouvelles technologies. Mais comment les orthographier correctement ? La question se pose de plus en plus souvent et il est parfois difficile de trancher. D’ailleurs, même Le Larousse n’est pas d’accord avec Le Petit Robert concernant la conjugaison de Twitter. Alors tweeter ou ne pas twitter, telle est la question !

 

Alors tu tweetes ? Ou tu twittes ? C’est un peu la question qu’on se pose dans les rédactions. Mais ce n’est pas pour se décider à utiliser le site de microblogging Twitter qui cartonne. Non, il s’agit de savoir comment orthographier l’action de rédiger un tweet. Ainsi écrit-on par exemple : « Valérie Trierweiler a tweeté » ou bien « Valérie Trierweiler a twitté » ?

Pour trancher dans ce genre de dilemme on se réfère en général à un dictionnaire. Ô rage, ô désespoir de twitteur consciencieux, les deux références en la matière que sont Le Petit Robertou le Larousse ne sont pas d’accord ! Pour le premier on tweetera sans tergiverser alors que pour le second on peut envisager de twitter mais aussi de tweeter. C’est perturbant non ?

Carine Girac-Marinier, directrice du département Dictionnaires et Encyclopédies chez Larousse explique : « Nous ne sommes pas normatifs mais rendons compte de l’usage. Si, à terme, une orthographe prend le pas sur l’autre, nous la modifierons. » A RFI après quelques discussions, on a tranché et on écrira qu’untel tweete (et non pas twitte). Et la personne qui tweete s’écrira un twitteur ou une twitteuse, là tout reste clair !

 
Vous me copierez 100 fois : 
Je tweete, tu tweetes, il tweete, nous tweetons, vous tweetez, ils tweetent…
 

 

140 signes et autant de fautes ?
 
Seulement voilà, l’orthographe sur Twitter ne se limite pas aux déclinaisons relatives au tweet.  Il y a aussi les grosses “fôttes” d’orthographe qui apparaissent sur les très restreints 140 signes accordés par Twitter pour chaque message. 140 signes c’est peu (la longueur jusqu’à la fin de cette phrase), alors autant faire bonne impression et ne pas commettre de fautes (vous l’aurez compris) lors de la rédaction de son tweet.
 
Pour cela, et pour bien d’autres types de textes à rédiger, Internet mais aussi votre téléphone mobile sont des alliés fidèles. Là, cela peut être avec le Larousse ou le Petit Robert que vous règlerez vos soucis (voir ci-dessous). Mais aussi avec le Littré ou les Trésor de la Langue Française via le portail  du Centre National de Ressources Textuelles et Lexicalesadossé au laboratoire d’Analyse et traitement informatique de la Langue française. Et l’excuse des gros doigts qui glissent sur le clavier ou du correcteur orthographique facétieux ne tiendront plus avec un tel outillage !

¡Errores de bulto!

¡Ya está! las vacaciones han acabado y todos volvemos a los quehaceres habituales. Muchos de nuestros traductores habrán vuelto a su país en Agosto , otros se habrán quedado en la costa, como es mi caso. El “ojo clínico” que hemos desarrollado a lo largo de todos estos años no nos deja descansar, siempre estamos al acecho de la perla para colgarla en Facebook o Twitter. En Roses pude comprobar que muchas tiendas, muchos restaurantes hacen sus propias traducciones, con sus riesgos. Las más veces, no se ahorran mucho pero la imagen que dan les perjudica, eso sí. Leer la traducción de un menú es lo primero que hacemos los traductores, pocos restaurantes los tienen correctos. La verdad es que el consorcio del turismo tendría que hacer algo, encargar un léxico para el mundo de la hostelería por ejemplo, una web a la que los restaurantes podrían recurrir en caso de necesidad. Ya me vienen ideas para este año, os dejo, hasta pronto…