Consejos para aumentar la productividad del traductor

financiero

La globalización y el mundo moderno nos exigen tener que entregar trabajos de volumen cada vez más importante en un plazo cada vez más reducido. Repartir el trabajo en equipo de varios traductores no siempre es posible o la mejor solución, bien porque el formato no facilita la tarea (traducir en plataforma online o con programas de diseño gráfico), bien porque la etapa de revisión para homogeneizar el estilo supondría un retraso en la entrega, por lo tanto no se ganaría tiempo dividiendo el documento a traducir.

Por lo tanto conviene que el traductor se organice de la mejor manera posible para rentabilidad su tiempo, desarrollar al máximo su energía y poder planificar pausas de descanso muy necesarias.

  • Conviene acondicionar un espacio sólo para traducir con lo imprescindible a mano (diccionarios, impresora, fax). También es importante respetar su horario, igual que si el traductor saliese para ir a la oficina.
  • Siempre se trabaja mejor por las mañanas, es cuando nuestro cerebro está a su máximo rendimiento y muy despejado después de haber dormido unas cuantas horas. Si se puede empezar a trabajar a las 7h00 mejor aún que a las 8h00, siempre habrá momento durante la mañana para ir a picar algo y hacer una coffee-break.
  • Establecer una rutina de cierta cantidad de horas de trabajo al día, luego salir, o hacer deporte para desconectar.
  • El traductor tiene que planificar perfectamente lo que es la traducción y también la revisión posterior de su trabajo. Tiene que dejar un margen de descanso para tomar distancia con lo que acabará de escribir. Siempre va bien calcular un promedio de palabras a traducir diarias y ceñirse a esta cantidad para no ir corriendo al final del proyecto.
  • Antes de empezar conviene calcular bien el plazo, siempre se puede negociar la entrega antes de iniciar la traducción pero nunca unos pocos días antes de la entrega, quedaría muy poco profesional ante su cliente.
  • Evitar distracciones diversas como redes sociales. Todos vemos a gente pegada al móvil por la calle o a veces en las oficinas. Conviene apartarse del teléfono y cogerlo sólo si suena una llamada. Hay traductores que pierden demasiado tiempo mirando las redes sociales mientras van traduciendo y luego el ritmo se resiente. El trabajo de traductor exige concentración para asegurar una entrega de calidad, por lo que es conveniente no distraerse. Lo que sí se puede hacer, como decíamos previamente, son varias pausas. Pero hay que aprovechar al máximo los momentos de producción.

Leave a Reply

Su dirección email no se publicará.

Name *
Email *
Website